Estas son las mejores actividades de juego sensorial para niños y niños pequeños.


Si alguna vez has visto un recipiente de arroz o una bolsa de plástico llena de gel para el cabello y purpurina en Pinterest o Instagram, estás familiarizado con el juego sensorial. Esta forma de entretenimiento práctico trata de estimular los sentidos de su hijo y le permite explorar diferentes texturas, sonidos, imágenes, olores y sabores de acuerdo con sus propias ideas. Pero no es solo para niños pequeños y va mucho más allá de esas coloridas cestas y bolsas.

Además, el juego sensorial puede aportar grandes beneficios para el desarrollo, incluso para los recién nacidos.

¿Qué es un juego sensorial?

El juego sensorial se trata de actividades prácticas que invitan a su hijo a explorar sus sentidos, incluido el tacto, la vista, el olfato, el oído y el gusto, así como el movimiento o el equilibrio. Las actividades sensoriales tienden a estar desestructuradas, lo que brinda a los niños la oportunidad de sumergirse y jugar a su propio ritmo.

El juego sensorial puede verse diferente en diferentes edades. Los niños pequeños disfrutarán escuchando el canto de los pájaros afuera o sintiendo una manta suave y borrosa, mientras que los niños mayores disfrutarán jugando con juguetes ruidosos o apretando bolsas llenas de diferentes materiales. Cuando sea un niño pequeño, las actividades sensoriales pueden ser más complejas: piense en jugar con una mesa de agua, explorar una canasta de arroz o hacer pasteles de barro afuera.

¿Por qué es tan importante promover el juego sensorial?

La estimulación sensorial es una forma importante para que los niños conozcan primero el mundo que los rodea. A medida que el juego sensorial avanza hacia actividades prácticas, también juega un papel importante en ayudar a los niños a desarrollar habilidades cognitivas involucradas en la resolución de problemas y el pensamiento abstracto. La estimulación visual y motora temprana también parece desempeñar un papel en el desarrollo posterior de las habilidades lingüísticas y matemáticas.

Darles a los niños y a los niños pequeños la libertad de explorar y desordenarse también puede animarlos a convertirse en estudiantes más fuertes. Cuando a los niños pequeños se les da la oportunidad de jugar a su propio ritmo, es más probable que desarrollen un sentido natural de curiosidad y perseverancia, dos características que conducen al éxito en la escuela y luego en el trabajo.

También hay beneficios físicos. Las actividades simples, como jugar con plastilina o triturar papel, ayudan a desarrollar las habilidades motoras finas y gruesas de su hijo, haciendo que estas manitas sean más fuertes y coordinadas.

¿Cuándo es el mejor momento para comenzar un juego sensorial con mi hijo?

Los bebés comienzan a absorber las imágenes, los olores, los sonidos, los sabores y las texturas que los rodean tan pronto como nacen. No solo puede brindarle inmediatamente a su recién nacido una rica experiencia sensorial, sino que explorar el mundo juntos puede ser una manera dulce y fácil para que ustedes dos se unan.

A cualquier edad, preste atención a cómo responde su hijo a las diferentes experiencias sensoriales. Demasiada estimulación puede ser abrumadora para los niños; su amada puede decirle que ya ha tenido suficiente si comienza a girar la cabeza, a enfadarse oa llorar.

Cuando su hijo mayor o niño pequeño comience a probar actividades prácticas, deje que ajuste su velocidad. Algunos niños se sumergen directamente en el descubrimiento de una nueva sensación, como barro fangoso o plastilina blanda, mientras que otros prefieren hacerlo lentamente.

Si tu pequeño parece vacilante, puedes animarlo un poco manipulando el material tú mismo para que pueda copiarte. Pero nunca obligue a su hijo a tocar o participar en una actividad a menos que parezca estar listo. Siempre puede tomar un descanso y volver a intentarlo más tarde. Ofrecer solo uno o varios juguetes a la vez también puede prevenir la sobreestimulación.

Actividades de juego sensorial para bebés y niños pequeños

¿Estás listo para seguir adelante con tu pequeño buscador sensorial? Estas sencillas actividades son excelentes para estimular y divertirse, para usted y sus mascotas.

Cómo apoyar el juego sensorial: 0-12 meses

Su bebé recién nacido comienza como un observador más que como un participante activo en las actividades sensoriales porque percibe las imágenes, los sonidos, los olores y las texturas que lo rodean. Pero no pasará mucho tiempo antes de que su hijo comience a captar, charlar, alcanzar y, finalmente, gatear y navegar hacia todo y todo lo que le interesa.

  • Introduce imágenes con un alto contrato. Los recién nacidos pueden beneficiarse al observar formas contrastantes en blanco y negro. Puede colgarlos en el patio de recreo para estimular el desarrollo del nervio óptico.
  • Sal a caminar (o simplemente mira por la ventana). Dé un paseo y deténgase para admirar el canto de los pájaros, las flores de colores o simplemente la sensación del viento. Dígale a su hijo en la marcha con las palabras, «Aquí hay una bonita flor roja» o «¡Esa fresca brisa es agradable!»
  • Prueba el tiempo boca abajo sobre una colchoneta. Tener una almohadilla clara y colorida para explorar puede convertir su barriga en una experiencia sensorial.
  • Toquemos. Examine las distintas texturas y descríbalas a su hijo: «El pelaje de Sparky es tan suave, la barba de papá está rayada, la hierba está mojada» y asegúrese de que cualquier entorno que examine sea seguro, esté donde esté.
  • Ofrezca juguetes ruidosos. A partir de aproximadamente los 4 meses, su lindo probablemente estará fascinado por los juguetes sensoriales que chirrían, traquetean, trinan o emiten un pitido cuando se presionan o agitan. Ofrézcale un surtido para que pueda probarlos.
  • Deje que su bebé tosa. Los bebés aprenden poniéndose cosas en la boca, así que bríndeles muchos artículos limpios y seguros para tocar y masticar, como una tabla o zapatos de tela, sonajeros y roe.
  • Diviértete mientras te bañas. Cuando su hijo tenga la edad suficiente para sentarse en la bañera, coloque algunos juguetes flotantes. Obtiene las botas de fútbol al verlas moverse en respuesta a sus salpicaduras.
  • Prueba con una bolsa sensorial. Para los niños mayores, llene la bolsa con cierre con materiales táctiles como crema de afeitar o gel para el cabello. Cierra la bolsa con una cinta fuerte y resistente y deja que tu pequeño juegue al máximo (por supuesto, siempre bajo estricta supervisión).

Cómo apoyar el juego sensorial: 1-2 años

Cuando su bebé recién nacido comienza a caminar y hablar, está equipado para comenzar a sumergirse en experiencias aún más sensuales. Algunos de ellos pueden comenzar a ensuciarse bastante, pero trate de no sudar. ¡Las actividades que incluyen materiales de arte, crema de afeitar o barro siempre se pueden realizar justo antes de bañarse!

  • Experimente experiencias táctiles. Ofrezca pintura para los dedos o crema de afeitar para difuminar o llene el recipiente con arena o agua para agarrar, recoger y verter.
  • Haciendo musica. Toque sus melodías favoritas e invite a su niño a tocar campanas, agitadores, barras de ritmo, tambores de juguete, pandereta, teclado o incluso una simple olla y cuchara.
  • Juego de baño. Dele a su hijo esponjas, botellas de champú y vasos de plástico para ver qué flota y se zambulle en el agua. Si no le importa limpiar después del baño, intente rociar crema de afeitar en la pared de la bañera o poner crayones o pinturas en la bañera.
  • Un paseo por la naturaleza. Camine por el parque juntos y deténgase para explorar diferentes texturas: puede sentir la corteza rugosa de los árboles, las piedras lisas y la hierba suave.
  • Huela esto. Saque las especias e invite a su niño a oler cada recipiente. Si hay uno que realmente le guste, intente espolvorearlo con algo (como rodajas de manzana o yogur natural) para ver cómo sabe.

Cómo apoyar el juego sensorial: 2-3 años

A medida que las habilidades de comunicación y la atención de su hijo mayor se fortalecen y se prolongan, estará listo para las experiencias sensoriales que son un poco más complicadas. Aún así, no se sienta presionado a crear entornos sofisticados o gastar mucho dinero en juguetes o suministros. Algunas de las mejores actividades sensoriales para niños pequeños requieren poco o ningún equipo o se pueden hacer con materiales que ya tiene a mano. (Y vigile a su bebé, ya que muchos niños mayores todavía se sienten tentados a llevarse objetos pequeños o no comestibles a la boca).

  • Cesta sensorial. Llene la caja de almacenamiento de plástico con arroz crudo, avena o frijoles, o incluso algodón o plumas. Agregue artículos pequeños como juguetes, naipes, bloques o cucharones o tazas pequeñas que su hijo pueda cavar y examinar. Enséñele a su hijo a no llevarse objetos de la canasta sensorial a la boca y obsérvelo siempre con atención.
  • Enróllalo. Instale una pequeña rampa con materiales domésticos como tubos de cartón o toallas de papel. Deje que su hijo corra por la rampa de los carros de juguete u otros objetos pequeños.
  • Diversión con hielo. Llene los tazones de cubitos de hielo con agua colorante para alimentos y congélelos. Invite a su niño a jugar con los dados en la canasta o bandeja (para contener el desorden), o llévelos afuera donde pueda «dibujar» en la acera.
  • El deseo de hablar. Prepare muestras de tres a cinco frutas y verduras coloridas y sumérjase en cada una. ¡Pídale a su hijo que le cuente sobre el color, la textura, el tamaño y, por supuesto, el sabor!
  • Juego con patrones. Dele a su hijo una variedad de artículos, como baldosas, bloques, palos y piedras. A los niños mayores les encanta crear patrones, así que siéntese y observe lo que hace su hijo. Si duda, haz algunos patrones tú mismo y averigua si está dispuesta a imitarte.

El sensacional juego es estimulante para bebés y niños pequeños de todas las edades y nunca es demasiado temprano para comenzar. Todo lo que tienes que hacer es preparar la escena y dejar que tu pequeño se sumerja en sus propias condiciones.

Deja un comentario