Cómo mantener a los niños seguros en línea en seis pasos


Internet se ha convertido en parte de la vida cotidiana y es difícil para la generación joven imaginar un día sin él. Los niños dependen de Internet para mantenerse en contacto con amigos y jugar. Es posible que los padres quieran limitar el tiempo que los miembros más jóvenes de la familia pasan en línea, pero es injusto excluirlos por completo del mundo conectado.

Cuando se usa por las razones correctas, el acceso a Internet tiene muchos beneficios para los niños. Sin embargo, los padres deben ser conscientes de los riesgos. Además de la amenaza del malware y los virus informáticos, los niños son vulnerables al acoso cibernético y al acicalamiento. Los siguientes consejos ayudarán a garantizar que los miembros más jóvenes de la familia adopten buenos hábitos en línea y se mantengan seguros en línea.

1) Discuta los riesgos y peligros.

Si los niños tienen la edad suficiente para usar la tecnología e Internet, son lo suficientemente mayores para hablar sobre los peligros. No tiene que asustar a los niños ni ser demasiado explícito, pero deben comprender los riesgos del ciberdelito y la atención en línea. La comunicación abierta sobre Internet significa que todos los miembros de la familia tienen un enfoque saludable para usarlo.

2) Establezca límites.

Hay muchos beneficios para los niños y las familias al establecer algunas reglas para el uso de Internet y la tecnología. A una edad muy temprana, las fronteras podrían incluir restricciones sobre el uso de cualquier red social y la comunicación con amigos. A medida que los niños crecen, se les debe dar más libertad, pero es una buena idea limitar el tiempo que pueden pasar en línea y los sitios a los que acceden. Deben establecerse restricciones de edad para los juegos. Prohibir el uso de teléfonos inteligentes, tabletas y otras tecnologías durante las comidas puede fomentar la interacción familiar.

3) Instale el control parental.

La era digital ha expandido el mundo de los niños, pero hay cosas que no se les debería permitir ver. El control parental se puede configurar en redes móviles y de banda ancha, en dispositivos individuales o en motores de búsqueda. Se pueden utilizar para evitar que los niños accedan a contenido inapropiado para su edad, compren aplicaciones y cambien las contraseñas y la configuración de privacidad. Estudios recientes sugieren que una gran cantidad de niños han visto pornografía y otro contenido para adultos a la edad de doce años, y el control parental es una herramienta eficaz para evitarlo.

4) Explore el mundo en línea juntos.

Internet es un gran recurso para la educación y se debe alentar a los niños a utilizarlo para la investigación. Los juegos y aplicaciones educativos pueden hacer que el aprendizaje sea divertido. Pasar tiempo en línea con sus hijos significa que pueden explorar su potencial de una manera segura y controlada. Los miembros más jóvenes de la familia adquirirán habilidades informáticas básicas a medida que controlan cómo utiliza las computadoras y otros dispositivos para acceder a los navegadores y las cuentas de correo electrónico.

5) Sensibilizar sobre el ciberacoso.

Las redes sociales e Internet han cambiado la forma en que los niños experimentan el acoso, pero aún puede ser devastador. El ciberacoso puede tener lugar a través de correo electrónico, plataformas de juegos, mensajes de texto y redes sociales. Toma muchas formas, incluido el acoso, las amenazas y la intimidación y la divulgación pública de información personal sobre otra persona. Inicie conversaciones con los niños sobre el acoso cibernético y anímelos a hablar con usted si se convierten en víctimas. Compartir demasiada información personal en línea puede provocar ataques personales y manipulación.

6) Destaque los riesgos de las amistades en línea.

En su inocencia, los niños dan por sentado que las personas que conocen en línea son quienes son. Los foros y las salas de chat pueden ser lugares peligrosos, y las investigaciones sugieren que son un coto de caza para los pedófilos y aquellos que quieren dañar a los niños. En casos extremos, los niños pueden ser tratados en línea por personas que luego los conocen en secreto. Los jóvenes pueden comunicarse con amigos de la escuela a través de Internet, pero les advierte del posible peligro de entablar amistad con extraños en el mundo virtual.

El desarrollo de la tecnología significa que los niños deben acostumbrarse a vivir en un mundo interconectado. Si los padres les enseñan a utilizar Internet de forma segura, no es necesario negarles el acceso.

Deja un comentario